Jojoba Israel
Sustentabilidad y Medio Ambiente

USE ACEITE DE JOJOBA Y AYUDE A CONVERTIR AL MUNDO EN UN LUGAR SOSTENIBLE

Kibutz Hatzerim en el Negev, propietario de Jojoba Israel Ltd. (100% de propiedad), es actualmente uno de los productores y fabricantes más grandes de Jojoba en Israel– y una de las piezas clave en el mercado mundial de Jojoba. Su filosofía es convertir nuestro mundo en un mejor lugar para vivir. El kibutz utiliza un enfoque sostenible para el medio ambiente y sus recursos, lo que permite la reutilización de los recursos como el agua, el sol y los residuos producidos por el hombre, y trata de comunicar sus conocimientos acumulados y su estilo de vida a los demás.
El mayor proyecto del kibutz – la fábrica Netafim – comenzó a operar en 1964, utilizando métodos de riego por goteo de bajo volumen, que aumentan el rendimiento, permiten el uso de aguas y tierras marginales en todo el mundo, y aumentan la eficiencia del riego de cada metro cúbico de agua .
El conocimiento de miembros de Hatzerim sobre el uso de métodos de vanguardia de riego ha estado en uso desde 1988, cuando la idea de un' jardín verde’ rodeando al kibutz comenzó a tomar forma. La idea de que este revolucionario método de riego también podría ayudar al kibbutz a transformar su paisaje desértico en un enorme jardín floreciente, cultivando plantas del desierto, fue muy estimulante. Los miembros de Hatzerim querían un cultivo que se adaptara el paisaje del desierto, consumiera menos agua mediante el uso de riego por goteo, no requeriría el uso de pesticidas químicos que contaminan el medio ambiente, además de también difundir la palabra sobre cosméticos ecológicos a personas en todo el mundo.

Todas estas características están incorporadas en una planta maravillosa: La Jojoba
La Planta Jojoba – un nuevo cultivo, a nivel internacional y en particular en nuestra región, llegó a Israel a principios de la década de 1960, con la idea de "cubrir" todo el Negev israelí con esta planta, y con el fin de producir un aceite lubricante para motores rápidos. Este aceite, que es en realidad una cera líquida más que un aceite, es capaz de resistir altas temperaturas, lo que atrajo la atención de los científicos. Considerables esfuerzos fueron invertidos en la aclimatación, y después de muchas dificultades, la planta se aclimato y nuevas variedades israelíes fueron creadas. A principios de la década de 1980, cuando se abandonó la idea de usar la Jojoba como un lubricante, el proyecto estuvo a punto de cerrarse. En resumen, las dificultades para convertir la planta en un cultivo industrial eran demasiado grandes de superar, para quien no tiene suficiente tecnología agrícola y know-how industrial.
¡Sin embargo, Kibutz Hatzerim poseía estos elementos, así como un gran deseo de reducir las condiciones del desierto en el kibutz – y esta fue su clave para el éxito!
Desde que el Kibutz Hatzerim tomó este cultivo bajo su ala, se ha ido transformando poco a poco en un cultivo importante en el desierto del Negev – lo que no es una coincidencia.

La planta de la Jojoba ha asumido lenta y firmemente su posición como el principal cultivo israelí del Negev, y en el mercado mundial de cosméticos. La característica milagrosa del aceite, cuya estructura molecular es casi idéntica a la estructura del sebo humano, fue identificada por los más grandes fabricantes de cosméticos del mundo. El hecho de que el aceite se origina de una planta, cuya estructura molecular es idéntica a la de un organismo vivo ha conducido a su mayor utilización por los fabricantes de cosméticos ecológicos.
Un aspecto interesante relacionado con esta similitud molecular se refiere a los esfuerzos para salvar a las ballenas de los océanos. En el pasado, la industria cosmética ha hecho uso de aceite de ballena para la fabricación de diversos productos cosméticos. Puesto que las ballenas son mamíferos – como lo son los seres humanos - su aceite es "amigable" para los seres humanos, y en consecuencia, se ha utilizado por la industria cosmética durante muchos años.
Actualmente, el aceite de Jojoba sirve como la alternativa perfecta para el aceite de ballena. Podemos decir con orgullo que el cultivo y uso de Jojoba impide la caza de ballenas, cuyo número se ha reducido drásticamente en los últimos 100 años, como resultado directo de haber sido cazadas por el hombre.
Los productores de Jojoba de todo el mundo se han unido para apoyar directamente a las organizaciones internacionales de protección de las ballenas en sus esfuerzos para prohibir la caza de ballenas en los océanos.

 

El cultivo de la Jojoba en el Kibutz Hatzerim ha conducido a beneficios ambientales para el kibutz y sus alrededores, incluyendo:

1. Mantener una zona verde rodeando el kibutz – A la llegada de los primeros colonos a la región del Negev en 1946, el área era sin duda un desierto. Al principio, los jóvenes colonos trataron de convertir la zona del kibutz en un floreciente jardín verde. Esto era lo correcto a hacer tanto desde el aspecto ambiental como el humano. La conexión entre los colonos y sus tierras, renovada después de 2.000 años de exilio, era un fuerte vínculo. La relación entre los miembros de Hatzerim y su entorno, y sobre todo a la flora, se expresó en los nombres dados a los nuevos grupos de niños nacidos en el kibutz. Siempre se les dio nombres relacionados con el mundo de las plantas. Los intentos de los miembros de Hatzerim para cultivar diferentes cultivos tuvieron éxito solamente después de efectuada la limpieza de la solución salina en los campos del kibutz, cuya área circundante era tierra desértica. Los pozos dispersos en toda la región han sido siempre una fuente de vida para los rebaños de ovejas que pasan por la región en su camino hacia las verdes praderas del norte durante el verano. La tierra del desierto permaneció abandonada, salina y lista para la renovación traída por el próximo invierno.

La disparidad sustancial entre el recurso de expansión de la tierra que quedó abandonada debido a la escasez de agua y debido a su naturaleza salina – y el deseo de los colonos de hacer florecer el desierto – fue resuelto por el desarrollo de nuevos métodos de riego y la limpieza de la solución salina de la tierra.
¡Cultivar Jojoba como una planta del desierto con los métodos modernos de riego – disminuye las características peculiares del desierto y detiene el proceso de desertificación!


2.El Uso de Agua Reciclada – todo el sistema de drenaje del kibutz está conectado a un depósito de agua, donde el agua se somete a la oxigenación y es reciclada para riego subterráneo de los campos de Jojoba. ¡Ninguna gota de agua se pierde! El uso de goteros especiales para el riego subterráneo es un modelo pionero desarrollado en Hatzerim, y se ha utilizado en los campos de Jojoba del kibutz por decenas de años. El riego subterráneo ofrece muchas ventajas, en particular la conservación de agua y la alimentación directa a las raíces de las plantas. ¡El uso de aguas recuperadas para uso agrícola, en vez de verterlas al mar o dejando que penetre en el acuífero de agua dulce, es una ventaja ambiental notable!

3. El Uso de Energía Solar Renovable – El Kibutz Hatzerim ha creado un campo de energía solar en 11 hectáreas de terreno en los campos de Jojoba. ¡El campo genera 6 megavatios de electricidad – libres de contaminación ambiental!  ¡La combinación de los campos de jojoba y de energía es un formato excelente para el uso de los amplios recursos de la tierra y la abundante luz solar disponible en el Negev, a fin de generar alternativas a las fuentes de energía a base de petróleo!


4. El Uso de Energía Renovable a partir de Residuos Desechados – El sistema eléctrico en el Kibutz Hatzerim está conectado a una turbina operada por gas metano ubicada en el Vertedero Dudaim. ¡Como parte de su filosofía de protección del medio ambiente, el kibutz sigue utilizando energía ecológica generada a partir de fuentes alternativas justamente con el fin de proteger el medio ambiente!

5. Reutilización de la Pulpa de la Jojoba – Durante el proceso de fabricación del aceite, la pulpa se crea a partir de las semillas de jojoba. Esta pulpa tiene muchas características que se necesitan para la producción de productos cosméticos; sin embargo, también se utiliza para fertilizar los campos de jojoba. Como un material seco, la pulpa puede absorber líquido hasta 10 veces su volumen. Los miembros del kibutz aprovechan esta característica extendiendo  a pulpa a los establos del kibutz. ¡La pulpa absorbe las secreciones del ganado y después de un procesamiento adecuado, la pulpa enriquecida de esos residuos vuelve a ser utilizada para fertilizar los campos de jojoba!

En resumen

La industria de la Jojoba y el proceso de extracción de la cera líquida están experimentando un proceso de desarrollo acelerado, lo que conducirá a un futuro en el que la jojoba se utilizará cada vez más como una materia prima en muchos productos cosméticos futuros.
Jojoba Israel y Kibutz Hatzerim seguirán desarrollando y ampliando este segmento con el fin
de difundirlo masivamente  en todo el mundo. Creemos que el aumento del cultivo de jojoba dará lugar a un aumento de su uso y reducirá la necesidad de la caza de ballenas.
La ampliación de los campos será siempre ejecutada con el compromiso de proteger el medio ambiente y con el fin de garantizar un mundo mejor para las generaciones futuras.

Sustentabilidad y Medio Ambiente

      © 2019 All rights to Jojoba Israel